Vivir la experiencia europea

¡Europa celebra hoy su día grande! Tal día como hoy, en el año 1950, el ministro de exteriores francés Robert Schuman presentaba su idea de lo que iba a ser el comienzo de la Unión Europea, que desde entonces y hasta hoy se ha ido construyendo piedra a piedra.

Actualmente, la Unión Europea recuerda a su padre fundador en medio de, si no la más, una de las mayores crisis existenciales de su corta historia. Sumidos en la crisis de refugiados, y aún nadando en las dificultades económicas, Europa tiene la oportunidad de hacerse grande otra vez y demostrar que no está escrita sólo sobre el papel mojado, sino que la diosa representa un pueblo unido que tropieza y que puede levantarse con más fuerza.

europa

Pero el pueblo europeo habla muchos idiomas, y necesita entenderse…¡el pueblo pide traductores e intérpretes! Y allí, a la cuna de los intérpretes es donde vas cuando te formas en (cuña publicitaria) el Máster de Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna: las instituciones europeas.

Yo esperaba este viaje con la emoción de quien espera el día del concierto de su grupo favorito, contando las horas, y aprendiéndose el repertorio mientras se muerde las uñas. Además, este viaje estuvo cargado de más emoción si cabe, pues mis compañeros y yo visitamos Bruselas apenas un mes después de los atentados de Zaventem y Maelbeek; no voy a entrar en detalle, pero la sensación de estar allí sabiendo lo que acababa de ocurrir, con las heridas aún sangrando, ponía los pelos de punta y te concienciaba más de la necesidad de acabar con la barbarie ya. Ya.

Dejemos la seriedad a un lado si os parece, porque voy a contaros las aventuras de una estudiante del MIC en Bruselas y Luxemburgo (guiño, guiño).

IMG_0180

Primero, Bruselas. Allí nos recibieron el primer dia, café en una mano (las cervezas vinieron después, como no podía ser menos en la capital del zumo de cebada) y examen en la otra. Varios miembros del SCIC (Servicio Común de Intérpretes de Conferencias de la Comisión y el Consejo) como Alicia Lázaro y Javier Hernandez Saseta nos dieron la increíble oportunidad de participar en un simulacro de lo que sería una prueba de acceso real para obtener la acreditación de intérprete de las instituciones. En un primer momento yo misma no estaba entre los compañeros que iban a hacer el simulacro, pero por gracia del azar pude participar, siendo además la primera en subirme a la palestra. La clave de este simulacro es que el jurado deliberaba la prestación delante del candidato (algo que jamás ocurriría en la vida real), lo que resultó ser tremendamente instructivo: escuchar de primera mano lo que un intérprete con ese bagaje busca en una interpretación es oro puro. Por cierto, la dinámica de las pruebas ha cambiado este año, pulsa para más info.

Y por fin llegó el momento “the Oscars goes to…”: ¡Entrar en las cabinas!

giphy

Rodeada de estrellas de la interpretación, y sintiendo la importancia de la acreditación que colgaba de la solapa de mi chaqueta, qué tópico y qué verdad. La cabina 8, la española, se portó de excepción con nosotros. Fue una pasada escuchar esas prestaciones en vivo y en directo, sintonizar diferentes cabinas, coger relés, observar y empaparse bien de todo lo que estaba pasando alrededor. No exagero cuando os digo que disfruté como una enana entre tanto profesional, ni los ojos ni los oídos podían abarcar todo lo que yo quería captar de aquel lugar. Además, las cabinas de la Comisión y el Consejo tienen una calidad envidiable…ese espacio, esas vistas, ese material…condiciones de ensueño (snif). Otro día, esta vez en el Parlamento, también pudimos hablar con diferentes intérpretes, entre ellos el que ya ha sido nombrado nuevo jefe de la unidad española, el apasionado del cine Alberto Ramos.

Para la siguiente etapa de la aventura nos montamos en un tren de tres horitas con destino Luxemburgo, donde también me sentí como si tuviera delante a una estrella de cine fue en el Tribunal Europeo. Allí estaba trabajando una intérprete italiana, Daniela Amodeo, que tantas veces ha estado al otro lado de mi pantalla hablándome desde el Speech repository (su “oddio” con la mano en la frente fue muy gracioso, intuyo que es el equivalente lo que hacemos todos cuando nos vemos en las grabaciones familiares). Los intérpretes del Tribunal están a otro nivel de velocidad, volar es poco para ellos. Allí también pudimos sentir el glamour de las cabinas del tribunal más bonito que he visto (vale, no he visto muchos, pero era precioso, juzgad vosotros mismos).

017da49a82e64ad7777664fdd4b807e20182dabda3

Todo lo que baña la luz…

Además de dejarnos presenciar una vista cortita, la cabina española nos ofreció interpretación sin que el español fuera idioma de trabajo en esa sesión…lo dicho, que nos tuvieron en palmitas todo el viaje, gracias gracias y más gracias. Voy a empezar a prepararme una lista de trabalenguas para agilizar la lengua a esas velocidades de vértigo…se aceptan sugerencias 😉

Para dar el broche final a tanta aventura, no pudimos sino vivir la experiencia ferroviaria por excelencia: problemas en la vía, retrasos, cambio de tren, trayecto en bus, de nuevo tren…menos mal que la risoterapia alivia hasta el momento más tenso y cansado, y así mis compañeras y yo supimos sacarle el lado divertido a tanto periplo (y el lado desesperado al ver pasar trenes que no eran nunca el nuestro…).

Y la cerveza, los gofres y las patatas hicieron el resto. Nada como un estómago para digerir tanta aventura y tanto aprendizaje. Yo cogí un avión de vuelta a mi isla, mientras las instituciones y sus fabulosas cabinas se quedaron en suelo belga. Ellas no se van a mover de ahí, pero yo sí. Aquí, allí, allí y aquí, hasta que un buen día vuelva a sentir la adrenalina que destilan las paredes que construyen Europa.

“Europa ha proporcionado a la humanidad su pleno florecimiento. A ella le corresponde mostrar un camino nuevo, opuesto al avasallamiento, con la aceptación de una pluralidad de civilizaciones, en la que cada una de estas practicará un mismo respeto hacia las demás” – Robert Schuman

IMG_0286

Aventura.0

Nunca sabes lo que cuesta hacer algo hasta que te pones tú a ello.

Parece una idea muy banal, pero os aseguro que no lo es. Horas, días, semanas y meses, pierdo la cuenta de el tiempo que he estado trabajando en la creación de esta web. Todo comenzó como una idea muy simple: crear un espacio en el que pudiera expresar mis reflexiones y aventurillas en la interpretación y traducción, utilizar ese espacio para construir un “nombre”, una “marca personal”.

La idea estaba clara, la gracia estaba en ponerla en marcha. Comencé con otro nombre, con otro servidor, sin dominio y con diferentes perfiles en los que siempre había algo que no me terminaba de convencer. Hace un año no sabía que sería capaz de modificar un código HTML, o migrar un blog, y bien podría haber pensado que SEO es la Sociedad Extremeña de Origamis (por decir algo).

El alma del intérprete y del traductor es irremediablemente perfeccionista; no es de extrañar que de tanto en cuando haga algún cambio en la web por aquí y por allá. ¿Pero no es este el núcleo de la sociedad.0? ¿La actualización? ¿La interacción? ¿La adaptación a las necesidades del mercado?

El camino empieza en tus pies, y las baldosas que colocas en el camino necesitan tiempo para asentarse y quedar firmes en el suelo. Con esto quiero pedir paciencia de antemano para los posibles fallos técnicos que puedan ir surgiendo y la cadencia en las actualizaciones. No se trata de fingir ni de forzar contenidos, eso no serviría a nadie. Se trata de mantener el sitio vivo con entusiasmo y con frescura, nada de polillas.

Antes de terminar esta re-introducción, quiero recalcar la importancia de la interacción.  La presencia de Atlantis Voices en redes sociales es vital para la difusión de información, como me decía Graham H. Turner en Twitter:

graham

La etiqueta #make1ntvisible es un reclamo, una llamada a la visibilización de una profesión que lamentablemente suele pasar desapercibida y que, cuando se habla de ella, únicamente es para señalar un error. Afortunadamente, son varias las profesionales que han ido marcando el camino, un camino que hoy puedo empezar a seguir y al que puedo agregar mi propia baldosa (o tesela, poco a poco): Lourdes de Rioja con A Word in Your Ear, Michelle Hoff y The Interpreter Diaries, Scheherezade Surià y sus 1001 traducciones, y Aida González del Álamo con sus Aventuras de una Traductora-Intérprete en Madrid, entre otras y otros, como Leon Hunter o El bueno, el feo y el traductor. Se une a vuestras voces otra más pequeñita, pero que va a dar guerra 😉

¡Encendemos el micro!

giphy (2).gif

El poder de la voz: intérpretes y actores de doblaje

La interpretación de conferencias no sólo se vive entre cabinas, también entre bambalinas; ese es mi lema en la interpretación. “Todo/a intérprete de conferencias lleva un actor o actriz dentro”, eso os decía en mi última entrada, y me comprometí a ahondar en el tema en próximas visitas al blog. Fue poco tiempo después cuando se me presentó la gran oportunidad que no pude dejar escapar:

El Poder de la Voz, un evento que reunió el pasado 31 de octubre a varios de los mejores actores de doblaje del panorama nacional, a algunas de las voces que ponen vida a caras tan carismáticas como Samuel L.Jackson, Sir Ian Mckellen, Morgan Freeman, Drew Barrimore, el Actor Secundario Bob, Benji Price o Stewie.
Pepe Mediavilla, Miguel Ángel Jenner, Eduardo Gutierrez, Alfonso Laguna, Mar Bordallo, Antonio Esquivias, Pepe Carabias, José Luis Angulo, Jorge Saudinós, Eva Lorenzo, Sonia Ramírez… a todos los que disteis vida a este evento haciéndonos cerrar los ojos y dejarnos llevar por vuestras voces, gracias, gracias y gracias.

Todos estos personajes se han ganado un sitio en nuestros corazones, y en nuestra memoria auditiva. Todos nos podemos imaginar al instante la risita del Pájaro Loco, la profundidad de las reflexiones de Red en Cadena perpetua, el escalofrío que produce el Actor Secundario cuando urde sus planes contra algún personaje de Los Simpson, la simpatía de Drew Barrimore en Los Ángeles de Charlie, el desgarro de Gandalf  en La comunidad del anillo cuando detiene el paso a Balrog en el puente de las Minas de los Enanos… Lo que todos estos personajes tienen en común es que para el público de habla española todos tienen una voz diferente a su original; todas sus voces están dobladas.

A muchos de los que estáis leyendo estas líneas os asaltará una gran duda ahora, y pensaréis: “¿pero tú no eras intérprete? Y siendo intérprete, ¿necesitas ver las películas dobladas para enterderlas? ¿No te estás contradiciendo?”
a) Sí, soy intérprete; b) De los idiomas que domino, a veces me gusta ver las películas dobladas; c) No, no me estoy contradiciendo. Me explico.

Partimos de la base de la cultura del doblaje que existe en España. Es cierto que en otros países de habla hispana no se doblan las películas, sino que se subtitulan (un aplauso a los compañeros de traducción audiovisual). Esto permite que el público sepa perfectamente cómo suena la voz de Brad Pitt, y reconozca al dedillo la risa de la novia de América, la siempre sonriente Julia Roberts. Pero, a mi parecer, el público español obtiene una gran ventaja al acceder a la voz doblada de sus actores y actrices favoritos: recibe el doble de personalidad y carisma, es el 2×1 del séptimo arte.

Ahora que os he puesto en contexto, me gustaría entrar en el grueso de esta reflexión que tanto tiene que ver con el propio título del blog:


Intérpretes y actores de doblaje, las voces invisibles

Detrás de un micrófono, al otro lado de una pantalla/cristal, a través de unos auriculares. Así se desarrollan ambas profesiones, y así se esconden nuestras caras. Si os digo Miguel Ángel Jenner, ¿alguien conoce la cara de la voz que os invitó al festín de La Bella y la Bestia? Pepe Carabias paró el penalti más largo de la historia en Oliver y Benji, y Pepe Mediavilla nos hizo soñar con salir de la prisión de Shawshank en Cadena Perpetua.
Y quiero ir más allá, ¿alguien sabe que Daniel Sánchez es la voz que escuchamos en las intervenciones de Barack Obama o François Hollande en los informativos? ¿Y qué me decís de Guillermo Marco? Es el intérprete al que George Clooney sacó de la cabina tras la rueda de prensa de promoción de su película Tomorrowland para aplaudirlo por haber sido capaz de interpretarle tan bien teniendo en cuenta la rapidez con la que había hablado. “What else?”

Todos invisibles, pero todos necesarios para la transmisión completa del mensaje.

Yo ya era consciente de que el/la intérprete está “condenado” al anonimato (excepto cuando se equivoca, momento en el que todas las miradas se vuelven hacia nosotros…amigos, errare humanum est) pero fue durante el evento de El Poder de la Voz cuando lo terminé de tener claro. Y, en este sentido, ser anónimo y ser voz constituyen un solo ente.

En este punto, quiero hacer un paréntesis para agradecer de todo corazón la amabilidad y cercanía de Pepe Carabias y Miguel Ángel Jenner, dos genios (in)visibles entre los actores de doblaje que me concedieron sendas entrevistas antes y después del evento de El Poder de la Voz, y gracias a los cuales hoy vivo la interpretación con más pasión si cabe.

Tanto el/la intérprete como el actor o actriz de doblaje tienen una misma misión: hacer que su audiencia reciba el mismo mensaje de su actor u orador original, haciéndoles sentir la misma intención. Ya sea porque la audiencia no entienda la lengua de origen, o porque la audiencia sea ciega, la voz del actor o intérprete es el vehículo que permite a la audiencia sentir todo un discurso. ¿Acaso no es también ciega la audiencia de un/a intérprete? Nuestra voz son los ojos de un auditorio que quiere entender al conferenciante aunque no hable su mismo idioma, son los ojos de un empresario que está a punto de cerrar un contrato con una compañía del otro lado del océano, son los ojos de un fan de la literatura que está deseando absorber cada palabra de su escritora favorita. Somos los ojos de la torre de Babel.

Y no sólo es importante transmitir las ideas, las palabras…la intención, el tono de un discurso es lo que da vida a unas palabras inertes. Los intérpretes, de igual forma que los profesionales del doblaje, deben meterse en la piel de su orador: en una entrevista de Malala deben hacer sentir lo mismo al público alemán que al inglés, lo mismo que una audiencia española ha de sentir los mismos escalofríos que la inglesa con el carnívoro de Hannibal Lecter (ay, si la OMS le pillara). Pepe Carabias me decía que para doblar a un personaje correctamente, el actor necesita al personaje delante, en una pantalla, para así poder captar sus matices y saber qué intención debe transmitir. Para los intérpretes es lo mismo, al menos para mí es lo mismo: la intención completa de un orador se capta con su voz, su mirada y sus gestos, si un/a intérprete no tiene visibilidad de su orador le costará mucho más acercarse a la intención completa de éste.

Para mí, hacer una interpretación es algo parecido a subirme a las tablas de un escenario. Mi orador acaba de terminar su discurso, y la parte de la sala que habla su mismo idioma está emocionada: ahora yo tengo el reto de hacer que la otra mitad del auditorio sienta exactamente lo mismo. El orador hablaba sereno, de forma profunda, con pausas marcadas de entonación, con un lenguaje corporal vivo, y una presencia atrayente para su público. Yo debo transmitir esas mismas sensaciones, no sería justo para la audiencia para la que interpreto que no sintiera lo mismo que la persona de la butaca de al lado ¿verdad? Todos quisimos entender a Heidi y Clara cuando eramos pequeños, y todos queremos saber qué dice el presidente del país vecino. Meterse en el personaje, meterse en el orador, y ponerle cabeza y corazón.

La cabeza y el corazón, sin embargo, a veces nos la quieren jugar. “Si mi profesión es tan difícil, requiere tanta formación y aptitudes…¿por qué nadie me conoce? ¿Por qué no se me ve? ¿Por qué soy la voz invisible?” Esta no es una profesión para grandes egos, como me hizo ver Miguel Ángel Jenner.

“No deberíamos escandalizarnos nunca de que nadie nos reconozca, nuestra profesión está hecha de eso, de pasar desapercibidos. En el momento en que tú, como espectador/a, sales de un cine hablando del doblaje, malo. Significa que algo no estaba donde tenía que estar”

Es una cura de humildad en toda regla. Somos voces invisibles, imprescindibles, pero invisibles. No se debe hablar de nosotros, no se deberían conocer nuestras caras…Saber que has hecho bien tu trabajo cuando nadie te lo reconoce es duro y precioso a la vez. Sabes que tu recompensa está en ti, y en la próxima vez que le prestes tu voz a alguien. Porque tu voz y tus silencios hablan por igual; cuántas veces se expresa más con un silencio que con palabras. No hay que tenerle miedo a ninguno de los dos, ambos son lenguaje, el cuerpo también es lenguaje, y todos desempeñan su papel en este maravilloso juego de imitar y clonar.

Clonar la banda sonora original por otra en nuestro idioma, inventando lo menos posible, y pegarnos a la interpretación transmitiendo lo mismo que nos transmite el otro, pero que no lo note nadie” – M.A. Jenner

Espero que después de estas líneas os haya quedado un buen sabor de boca a arte, a palomitas, a micrófono, a cabina. Espero que la próxima vez que veáis una película en la que la voz de vuestro actor o actriz favorito/a os haga llorar de emoción, sepáis que hay alguien detrás con una cara que no conocéis, y que os está regalando su voz. Espero que la próxima vez que anuncien que líderes internacionales han llegado a un acuerdo, sepáis que un/a intérprete ha hecho posible que se comunicaran. Espero que si alguna vez oís mi voz hablando en otra cara, no habléis de mi.

Silencio, que encendemos el micro.

Corto y cambio.

La libreta A5 con espiral superior…esa gran desconocida

Un buen día, allá por tierras mesopotámicas, donde al otro lado de cada monte se hablaba una lengua distinta, una persona pensó que podría necesitar un soporte físico para recordar y transmitir de forma más precisa el mensaje que tenía que dar a sus vecinos de la llanura en otra lengua; fue entonces cuando nació la interpretación consecutiva. O así me lo imagino yo.

Para aquellos que estáis mirando la pantalla preguntándoos qué tipo de obra de teatro es la interpretación consecutiva…bueno, lamento informaros de que los intérpretes no trabajamos sobre las tablas de un escenario. Es cierto que yo tengo la firme convicción de que todo intérprete lleva un actor dentro, pero ese es un tema para otro día.
A grandes rasgos, la interpretación consecutiva es la transmisión de un mensaje de un idioma a otro, de forma oral y con el apoyo de unas notas tomadas mientras un orador habla. Ejemplo práctico: John Smith habla en inglés sobre el buen tiempo en Londres. Mientras John cuenta lo mucho que le gusta tomar el sol en Hyde Park, un/a intérprete escucha atentamente y toma notas (jeroglíficos…próximamente) de la historia de John. Cuando John ha terminado, el/la intérprete utiliza sus notas para contarle a Pepe García en español el calor que pasó John el pasado verano. Tiene miga el asunto, ¿no?
Pero volvamos a los inicio de la profesión. Si los primeros intérpretes tomaban sus notas en papiros o en grabados en piedra…yo no lo sé; lo que sí sé es que, con el devenir del tiempo, un/a intérprete decidió utilizar para sus notas una libreta tamaño A5 (la mitad de un folio) de hojas blancas unidas con una espiral en la parte superior. Algo así:
En mi opinión, el porqué del uso de un tipo de libreta tan específico en la interpretación consecutiva tiene una razón muy simple: es la más práctica.
  1. El tamaño es perfecto para sostenerla en la mano si tenemos que interpretar o tomar notas de pie (con tapa trasera dura).
  2. Las hojas blancas nos permiten organizar las ideas y escribir sin estar delimitados por líneas o cuadros.
  3. La espiral superior supone la forma más dinámica e intuitiva de pasar las hojas.

(Futuros) Intérpretes que estáis leyendo estas líneas…os leo el pensamiento: “lo bonitas que quedan las libretas en la foto…y lo difícil imposible que es encontrarlas”. No puedo estar más de acuerdo con vosotros.

A pesar de tener ya ciertos conocimientos de la toma de notas, y de haber utilizado bastantes libretas en los últimos años, creo que nunca había necesitado tanto papel como este año en las clases del MIC (Máster de Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna). La formación es muy intensa, y las hojas vuelan. Es por este motivo que me lancé a las calles de Santa Cruz y La Laguna para buscar la gran oferta en libretas. Por más vueltas que di, y más presupuestos que pedí, no encontré en ninguna papelería una libreta con todas las características que acabo de describir. La opción que me daban en las papelerías consistía en fabricarme ellos una libreta con folios A5 encuadernados en espiral, pero en ninguna me ofrecían un precio inferior a 3€ por libreta de 100 hojas (y sin tapa dura).
A ojo de buen cubero, gasto alrededor de 400 hojas a la semana (las reciclo en el contenedor azul, lo prometo), por lo cual las libretas en espiral se me antojaban poco sostenibles. Así pues, y dado que la crisis agudiza el ingenio, decidí hacer mi propia libreta reutilizable.
Por supuesto, no estoy descubriendo América. La idea me surgió al ver el bloc de correcciones de una profesora, el cual consistía en folios normales taladrados en la parte superior y unidos con unas anilla. Pensé “esos folios no me valen, y necesito una tapa dura…vamos a hacer manualidades”.
 La libreta A5 con espiral superior...esa gran desconocida
Materiales:
  • Taladradora de papel (a ser posible, con capacidad para unas 30 hojas por corte -¿no sabíais que las taladradoras tenían diferentes capacidades de corte? Yo tampoco-).
  • Dos anillas de bisagra tamaño mediano (18 mm de diámetro)
  • Folios A5 “con truco”: los folios A5 son más caros por el simple hecho de venir cortados de fábrica, si compráis folios A4 y pedís en la papelería que os los corten os saldrá mucho más económico.
  • Una plancha de cartón (la encontré en la sección de manualidades, con las tablas de marquetería).
  • Una tapa de encuadernado.
Puedo prometer y prometo que merece la pena. No se tarda nada en taladrar un puñadito de hojas, de hecho, mis últimas 200 las taladré en un par de minutos mientras hablaba por teléfono (hacer muchas cosas a la vez es de-formación profesional). Es realmente práctico poder cambiar las hojas a tu antojo con las anillas, y la tapa de cartón te permite escribir de pie y no hacer bailar la libreta mientras interpretas. La taladradora, las anillas y las tapas se vuelven a usar una y otra vez, no son ni tiempo ni dinero perdido; como diría una profesora que tuve “el activo fijo es el gran truco de ahorro de una empresa”.
IMG_0588
Una libreta y un bolígrafo son la espada y el escudo de un/a intérprete, son nuestra herramienta de trabajo junto con los auriculares y el micrófono.
Ahora que tenemos las herramientas preparadas y listas para salir a escena, toca practicar la toma de notas. ¡Manos a la obra!
Silencio, que encendemos el micro.
Corto y cambio.
NB: si queréis que os cuente la historia de John, no dudéis en preguntar 😉

Feliz 70 cumpleaños, feliz nacimiento

Yo soy MIC, soy estudiante del Máster en Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna, en la isla más volcánica de las Canarias, Tenerife.

islascanarias

Hasta la ultraperiferia me he venido para completar mi formación como intérprete de conferencias; y no digo ultraperiferia por gusto, ni para enfatizar el hecho de, aunque el el mapa del tiempo nos ponen pegaditos a Huelva, estamos a 3 horas de avión del centro de la península (península, que no España…). La ultraperiferia europea engloba los territorios que, a pesar de estar muy alejados geográficamente del continente, pertenecen a alguno de los 28 estados miembros, véase en este caso, España.

¿Acabamos con las presentaciones?

Este blog lleva mucho tiempo en mi cabeza. Me gustan mucho las nuevas tecnologías y me parecen una herramienta vital para estar en contacto con el mundo globalizado en el que vivimos. Pero, por h o por b, nunca he encontrado el momento o la motivación para empezar a poner mi granito de arena a esta profesión tan (des)conocida como es la interpretación de conferencias.

No es casualidad que me haya decidido por empezar a escribir hoy, en el 70 cumpleaños de la Organización de las Naciones Unidas, el organismo internacional cuyo equipo de intérpretes tiene, a mi juicio, el papel más importante del mundo. No es tampoco casualidad que su sede en Nueva York fuera el escenario de la película que me abrió los ojos a esta profesión:

Yo no voy a [SPOILER] evitar el asesinato del presidente de un país africano (¿quién sabe?) pero sí puedo ayudar al entendimiento entre naciones. Suena idílico y “cursi”, pero es la realidad;a ver quién entiende al primer ministro de Samoa si no es gracias a la voz que se esconde al otro lado de unos auriculares.
Mientras continúo formándome, voy a utilizar este blog como altavoz de mis pensamientos. Compartiré anécdotas, reflexiones, noticias, recursos y experiencias…en definitiva, compartiré un trocito de mi. Espero que este sea el principio de una bonita amistad.
Silencio, que encendemos el micro.
Corto y cambio.