La libreta A5 con espiral superior…esa gran desconocida

Un buen día, allá por tierras mesopotámicas, donde al otro lado de cada monte se hablaba una lengua distinta, una persona pensó que podría necesitar un soporte físico para recordar y transmitir de forma más precisa el mensaje que tenía que dar a sus vecinos de la llanura en otra lengua; fue entonces cuando nació la interpretación consecutiva. O así me lo imagino yo.

Para aquellos que estáis mirando la pantalla preguntándoos qué tipo de obra de teatro es la interpretación consecutiva…bueno, lamento informaros de que los intérpretes no trabajamos sobre las tablas de un escenario. Es cierto que yo tengo la firme convicción de que todo intérprete lleva un actor dentro, pero ese es un tema para otro día.
A grandes rasgos, la interpretación consecutiva es la transmisión de un mensaje de un idioma a otro, de forma oral y con el apoyo de unas notas tomadas mientras un orador habla. Ejemplo práctico: John Smith habla en inglés sobre el buen tiempo en Londres. Mientras John cuenta lo mucho que le gusta tomar el sol en Hyde Park, un/a intérprete escucha atentamente y toma notas (jeroglíficos…próximamente) de la historia de John. Cuando John ha terminado, el/la intérprete utiliza sus notas para contarle a Pepe García en español el calor que pasó John el pasado verano. Tiene miga el asunto, ¿no?
Pero volvamos a los inicio de la profesión. Si los primeros intérpretes tomaban sus notas en papiros o en grabados en piedra…yo no lo sé; lo que sí sé es que, con el devenir del tiempo, un/a intérprete decidió utilizar para sus notas una libreta tamaño A5 (la mitad de un folio) de hojas blancas unidas con una espiral en la parte superior. Algo así:
En mi opinión, el porqué del uso de un tipo de libreta tan específico en la interpretación consecutiva tiene una razón muy simple: es la más práctica.
  1. El tamaño es perfecto para sostenerla en la mano si tenemos que interpretar o tomar notas de pie (con tapa trasera dura).
  2. Las hojas blancas nos permiten organizar las ideas y escribir sin estar delimitados por líneas o cuadros.
  3. La espiral superior supone la forma más dinámica e intuitiva de pasar las hojas.

(Futuros) Intérpretes que estáis leyendo estas líneas…os leo el pensamiento: “lo bonitas que quedan las libretas en la foto…y lo difícil imposible que es encontrarlas”. No puedo estar más de acuerdo con vosotros.

A pesar de tener ya ciertos conocimientos de la toma de notas, y de haber utilizado bastantes libretas en los últimos años, creo que nunca había necesitado tanto papel como este año en las clases del MIC (Máster de Interpretación de Conferencias de la Universidad de La Laguna). La formación es muy intensa, y las hojas vuelan. Es por este motivo que me lancé a las calles de Santa Cruz y La Laguna para buscar la gran oferta en libretas. Por más vueltas que di, y más presupuestos que pedí, no encontré en ninguna papelería una libreta con todas las características que acabo de describir. La opción que me daban en las papelerías consistía en fabricarme ellos una libreta con folios A5 encuadernados en espiral, pero en ninguna me ofrecían un precio inferior a 3€ por libreta de 100 hojas (y sin tapa dura).
A ojo de buen cubero, gasto alrededor de 400 hojas a la semana (las reciclo en el contenedor azul, lo prometo), por lo cual las libretas en espiral se me antojaban poco sostenibles. Así pues, y dado que la crisis agudiza el ingenio, decidí hacer mi propia libreta reutilizable.
Por supuesto, no estoy descubriendo América. La idea me surgió al ver el bloc de correcciones de una profesora, el cual consistía en folios normales taladrados en la parte superior y unidos con unas anilla. Pensé “esos folios no me valen, y necesito una tapa dura…vamos a hacer manualidades”.
 La libreta A5 con espiral superior...esa gran desconocida
Materiales:
  • Taladradora de papel (a ser posible, con capacidad para unas 30 hojas por corte -¿no sabíais que las taladradoras tenían diferentes capacidades de corte? Yo tampoco-).
  • Dos anillas de bisagra tamaño mediano (18 mm de diámetro)
  • Folios A5 “con truco”: los folios A5 son más caros por el simple hecho de venir cortados de fábrica, si compráis folios A4 y pedís en la papelería que os los corten os saldrá mucho más económico.
  • Una plancha de cartón (la encontré en la sección de manualidades, con las tablas de marquetería).
  • Una tapa de encuadernado.
Puedo prometer y prometo que merece la pena. No se tarda nada en taladrar un puñadito de hojas, de hecho, mis últimas 200 las taladré en un par de minutos mientras hablaba por teléfono (hacer muchas cosas a la vez es de-formación profesional). Es realmente práctico poder cambiar las hojas a tu antojo con las anillas, y la tapa de cartón te permite escribir de pie y no hacer bailar la libreta mientras interpretas. La taladradora, las anillas y las tapas se vuelven a usar una y otra vez, no son ni tiempo ni dinero perdido; como diría una profesora que tuve “el activo fijo es el gran truco de ahorro de una empresa”.
IMG_0588
Una libreta y un bolígrafo son la espada y el escudo de un/a intérprete, son nuestra herramienta de trabajo junto con los auriculares y el micrófono.
Ahora que tenemos las herramientas preparadas y listas para salir a escena, toca practicar la toma de notas. ¡Manos a la obra!
Silencio, que encendemos el micro.
Corto y cambio.
NB: si queréis que os cuente la historia de John, no dudéis en preguntar 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s